La misión de la Fundación se inspira en el legado del profesor Fernando González Bernáldez e incluye el compromiso de contribuir a recoger, difundir y desarrollar ese bagaje científico, intelectual y ético, que abarca tanto la investigación ecológica, como la educación ambiental y la conservación de la naturaleza, todo ello desde el rigor del conocimiento científico que le fue característico.

Fernando González Bernáldez (Salamanca, 1933 – Madrid, 1992) fue uno de los más eminentes ecólogos españoles de su generación. Es considerado el impulsor de la ecología terrestre en España, así como un referente científico para el movimiento español de conservación de la naturaleza. Trabajó en el CSIC, en la Universidad de Sevilla, y desde 1975 hasta su prematura muerte fue catedrático de ecología en la Universidad Autónoma de Madrid. Fue un naturalista por vocación y por dedicación, desde su interés juvenil por las mariposas hasta sus obras de madurez sobre las relaciones entre aguas subterráneas, paisaje y vegetación. Su curiosidad científica le llevó siempre a indagar más allá, en muchos aspectos, empíricos y teóricos, de la organización y el funcionamiento de los ecosistemas.

González Bernáldez fue siempre muy respetado entre los conservacionistas y los ecologistas por su compromiso en defensa del medio ambiente. En la década de 1980, llegó a participar en tareas de responsabilidad pública desde la entonces Dirección General de Medio Ambiente. En1988 el Ministerio de Obras Públicas y Urbanismo, a partir del cual se formaría el Ministerio de Medio Ambiente, concedió el primer Premio Nacional de Medio Ambiente a Bernáldez por su trayectoria en defensa de los valores ambientales.

Las aportaciones científicas de Bernáldez se encuadran bajo el amplio concepto unificador de la interpretación del paisaje. En su trabajo trató de sintetizar elementos de las ciencias sociales y humanas, y adoptar una visión integrada e interdisciplinar de los complejos formados por los sistemas naturales y sociales. Fue siempre defensor de una visión multidisciplinar en el estudio de la naturaleza y de la necesidad de tender puentes entre el conocimiento científico y la aplicación a la solución de los problemas ambientales, promoviendo una investigación aplicada a la gestión y una gestión basada en el conocimiento científico.

La convicción de que en la educación ambiental se encuentra la clave para avanzar en la solución de los problemas ambientales llevó al profesor Bernáldez a desarrollar numerosas iniciativas como las primeras investigaciones para valorar la eficacia de los programas de educación ambiental. Intervino en numerosos foros nacionales e internacionales promoviendo la participación ciudadana en las cuestiones ambientales.

Biografía

Fernando González Bernáldez (Salamanca, 1933 – Madrid, 1992) se crio en Salamanca, donde acompañaba a su padre en paseos por las dehesas. En sus primeros años mostró una gran aptitud para el dibujo, cuando cazaba mariposas, las dibujaba y mandaba los dibujos a Madrid a un religioso entomólogo, antiguo profesor de su padre, para su determinación taxonómica. Dicha aptitud le sería muy útil durante su vida profesional para complementar sus ideas con apuntes, bocetos, dibujos y esquemas.

A pesar de su interés por la naturaleza, empezó a estudiar la carrera de Derecho en la Universidad de Salamanca. Sin embargo, en 1953 decide trasladarse a Madrid para estudiar Ciencias Biológicas en la Universidad Central. Obtuvo la licenciatura en 1959.

González Bernáldez fue un naturalista por vocación y por dedicación, desde su interés juvenil por las mariposas hasta su obra de madurez sobre las gramíneas madrileñas. Su curiosidad científica le llevó, sin embargo, a indagar más allá, en muchos aspectos más teóricos y complejos de la organización y el funcionamiento de los ecosistemas.

Su prestigio científico se cimentó en muchas y originales aportaciones a la ecología de sistemas terrestres y a diversos aspectos de las relaciones entre los humanos y la naturaleza. Pero, además, González Bernáldez fue siempre muy respetado entre los conservacionistas y los ecologistas por su compromiso en defensa del medio ambiente.

Quizá su obra más conocida sea Ecología y paisaje, publicada en 1981 y reeditada en 2011 por la Fundación que lleva su nombre. En este libro sintetizó su amplia cultura ecológica y sus originales aportaciones en torno a la estructura ecológica del paisaje y a los modos en que los humanos lo percibimos y apreciamos.

González Bernáldez trabajó en el CSIC, en la Universidad de Sevilla y en la Universidad Autónoma de Madrid. Fue Catedrático de Ecología de la Universidad Autónoma de Madrid desde 1975 hasta su prematura muerte en 1992.

Muchos de sus temas de investigación, Doñana, Guadarrama, las dehesas, los humedales… fueron también objeto de sus preocupaciones como ciudadano y como intelectual, que trató de hacer llegar a los políticos y al conjunto de la sociedad. De ahí también su interés por la educación ambiental, que ayudó a promover y difundir en España como parte de una nueva cultura hacia el entorno natural. La autorizada y comprometida opinión de Fernando González Bernáldez influyó decisivamente en el curso de la moderna conciencia ambiental en España, gestada en las décadas de 1970 y 1980.

La convicción de que en la educación ambiental se encuentra la clave para la solución de los problemas ambientales llevó al profesor González Bernáldez a tomar numerosas iniciativas en este campo. La difusión de las recomendaciones emanadas de la UNESCO sobre este tema, en cuya elaboración participó, y las primeras reuniones nacionales sobre educación ambiental constituyen parte de su obra. También González

Bernáldez inició las primeras investigaciones tendentes a valorar los efectos derivados de la aplicación de programas de educación ambiental.

Al cumplirse el décimo aniversario de la desaparición de Fernando González Bernáldez (1933-1992), la Fundación que lleva su nombre editó, a modo de homenaje y recordatorio, el libro Figura con paisajes. Este volumen ofrece un completo panorama de su vida y obra a través del recuerdo de sus amigos y discípulos, del comentario de ecólogos actuales sobre las principales líneas de su labor y de una selección de su propio trabajo. Todo ello acompañado de abundante material gráfico, en su mayoría original del propio González Bernáldez, que fue también un extraordinario dibujante. Figura con paisajes es, en suma, un homenaje a un científico cuya labor es de imprescindible conocimiento para todos los interesados en la naturaleza y el medio ambiente.

Además, la Universidad Autónoma de Madrid, ha dedicado uno de sus centros a la memoria del profesor Bernáldez. Se trata de la Biblioteca de Ciencias «Fernando González Bernáldez», situada en el campus de Cantoblanco de la UAM. En la entrada del centro, un panel informativo explica a los usuarios el sentido de esta denominación, resumiendo brevemente «El legado de González Bernáldez». En el mismo campus también se le ha dedicado una rotonda, poblada de jaras y otras plantas mediterráneas propias de los paisajes que tanto amó.

Obra científica

La actividad científica de Fernando González Bernáldez se desarrolló en el campo de la ecología. Considerado como el principal impulsor de la ecología terrestre en España, creó una escuela de la que participan actualmente numerosas cátedras en diferentes universidades. González Bernáldez realizó aportaciones científicas agrupadas bajo el amplio concepto unificador de interpretación del paisaje.

La cara oculta del ciclo del agua. Una constante en la trayectoria de González Bernáldez fue el interés por el agua, especialmente en su cara más oculta, la de  las aguas subterráneas. Primero en Doñana y luego, durante la década de 1980, en las cuencas del Duero y el Tajo, desarrolló con un equipo de colaboradores nuevas ideas sobre las relaciones entre el ciclo del agua y los ecosistemas. Realizó investigaciones sobre aguas subterráneas, paisaje, humedales y vegetación. Comprobó en campo modelos teóricos que relacionaban distintos tipos de flujos de aguas subterráneas con diferentes humedales. Estas investigaciones permitieron entender la aparición en el paisaje de tipos de ecosistemas húmedos, formas del relieve, especies de plantas, etcétera, y su relación distintos tipos de descargas locales y regionales de aguas subterráneas.

La percepción del paisaje. Hacer del paisaje materia de  indagación científica, usando  métodos cuantitativos y objetivables, sin perder de vista sus  dimensiones estéticas y filosóficas fue una de las líneas de trabajo de González Bernáldez. Se aproximó a la base evolutiva de nuestros gustos por la naturaleza, descifrando los factores que hacen unos u otros paisajes atractivos para diversos tipos de personas. Fue consciente de la importancia del paisaje como interfaz para comprender la naturaleza, pero también para sentirla y promover actitudes ciudadanas más comprometidas con el medio ambiente.

La educación ambiental. Representante español en la  célebre conferencia de Tbilisi de  1977, considerada un hito  internacional en el desarrollo de  la educación ambiental, a  González Bernáldez le  preocuparon todos los aspectos de  la tarea educativa en relación con  la conciencia ambiental. Desde el ámbito universitario, donde ejerció su labor docente formando a varias generaciones de ecólogos, hasta los niveles básicos de la enseñanza, para los que propuso valiosas reflexiones sobre el modo en que niños y adultos reaccionamos ante la naturaleza, la obra de González Bernáldez sigue siendo fuente de inspiración en todos los niveles de la acción educativa.

Conservación de la naturaleza
Hacer del conocimiento científico una herramienta al servicio de la sociedad fue seña de identidad de la labor investigadora de González Bernáldez. Sus investigaciones tenían moraleja. El valor ambiental de las dehesas y otros sistemas tradicionales de usos, la necesidad de incorporar variables ambientales a la ordenación del territorio, la aplicación de nuevos criterios a la protección de especies y espacios fueron algunas de sus enseñanzas. Cuando en 1992, poco antes de su muerte, el Premio Nacional de Medio Ambiente fue otorgado al conjunto de las organizaciones ecologistas de España, estas decidieron que González Bernáldez fuera su común representante.

El listado completo de publicaciones de Fernando González Bernáldez puede consultarse aquí.

Acceso al listado completo de publicaciones

Ilustraciones

Fernando González Bernáldez mostró desde su infancia dotes artísticas, a las cuales recurrió a lo largo de su labor investigadora para complementar sus ideas con acuarelas, dibujos y esquemas. En esta sección se muestran algunos ejemplos.

Dehesa de encinas, paisaje recurrente en la trayectoria científica y vital de Fernando González Bernáldez. (195 KB)
Parnassius apollo, mariposa de las montañas europeas célebre por su belleza y su variedad de formas. (174 KB)

Una amplia selección de su obra puede encontrarse en el volumen de homenaje Figura con paisajes, editado por la Fundación Fernando González Bernáldez en 2002.

Lecciones Fernando González Bernáldez

Periódicamente, la Fundación otorga la distinción Fernando González Bernáldez, reconocimiento honorífico que se dedica a destacadas personalidades del mundo de las ciencias de la naturaleza, la conservación y el medio ambiente, relacionadas con la figura o el legado de Fernando González Bernáldez. La entrega de la distinción se entiende como un acto para la difusión y la vigencia del legado de González Bernáldez, acto en el que el protagonista y homenajeado aporta su visión sobre cuestiones relevantes para el medio ambiente y la conservación de la naturaleza, y da a conocer su trayectoria personal y profesional en ese ámbito.

Reconocimiento y actualidad de su figura

Fernando González Bernáldez fue reconocido con el primer  Premio Nacional de Medio Ambiente entregado en 1988 por su trayectoria en defensa de los valores ambientales. En 1992 este mismo premio fue otorgado a los grupos ecologistas españoles que decidieron conjuntamente que fuese el profesor Bernáldez el encargado de recogerlo. Al estar ya hospitalizado, lo recogió su esposa, Catherine Levassor.

Tras su muerte la Universidad Autónoma de Madrid ha dedicado uno de sus centros a la memoria del profesor Bernáldez. Se trata de la Biblioteca de Ciencias «Fernando González Bernáldez», situada en el campus de Cantoblanco de la UAM. En la entrada del centro, un panel informativo explica a los usuarios el sentido de esta denominación, resumiendo brevemente «El legado de González Bernáldez».  En la primera planta del edificio se encuentra el Centro de documentación de espacios naturales, iniciativa conjunta de la UAM y la Fundación Fernando González Bernáldez. En 2009 la biblioteca acogió una exposición homenaje cuyo formato virtual puede ser visitado en el siguiente enlace: Exposición homenaje a Fernando González Bernáldez.

En el campus de Cantoblanco también se le ha dado el nombre a una glorieta, poblada de jaras y otras plantas mediterráneas propias de los paisajes que tanto amó que se ha incluido dentro de las rutas que la Universidad ha creado como celebración de su 50 aniversario (Rutas UAM 50 aniversario, Fichas de personalidades de la UAM).

La figura y obra de Fernando González Bernáldez sigue generando interés en la actualidad. Sus libros y trabajos siguen siendo consultados y citados y su  papel como impulsor de la Ecología terrestre en España es reconocido. Radio Nacional de España le dedicó un programa en 2010:  Escribano Palustre: Fernando González Bernáldez.